.

Social

Únete a 100 mil viajeros con tu e-mail

Modernidad y tradición se dan cita en Macao, la región más poblada del mundo

Fuente: Wikimedia

Macao es un ejemplo claro de ciudad asiática que ha abrazado la modernidad de forma compulsiva. En sus calles, la tradición oriental ya ha comenzado a ceder frente al impacto de la cultura occidental, pero hay costumbres a las que sus ciudadanos no están dispuestos a renunciar.

Situada frente a la provincia de Cantón, a menos de cien kilómetros de Hong Kong, Macao está considerada como la región con mayor densidad de población de todo el mundo. También es una de las más ricas, con un PIB que se disparó en 2006, tras coronarse como el mayor centro de juego del mundo. Muchas empresas multinacionales se han ido apuntado al proyecto de impulsar Macao como el epicentro del ocio asiático y mundial. Sirva como ejemplo de ello la compañía líder de la pica roja, también presente en España a través de sus diferentes ofertas y modalidades de juego, que ya cuenta con una de las poker rooms más impresionantes en la City of Dreams de Cotai, un espacio que ya se ha convertido en la sede de los torneos más multitudinarios de la región. Otro claro ejemplo es The Venetian, operado por Las Vegas Sands, cuya reproducción de los canales de la ciudad de las góndolas, así como sus réplicas de los monumentos y edificios más representativos recordará a muchos a su versión de Las Vegas. Pese a que la referencia es evidente, no tiene nada que envidiarle en tamaño: más de 3.000 habitaciones y un sinfín de espacios comerciales dan la oportunidad al visitante de perderse entre su oferta gastronómica antes de disfrutar con cualquiera de sus eventos en vivo.

Pero no todo son luces y neón en este antiguo protectorado portugués, que se mantuvo bajo la administración portuguesa hasta 1999. Todavía es posible perderse por su herencia lusa si visitamos el edificio de Correos, la Casa de la Misericordia, la iglesia de Sao Domingos (el primer templo cristiano en China) o el Largo do Senado. Mención especial merecen las Ruinas de San Pablo: no hay estampa más típica que la de los restos de su fachada tomada desde sus escaleras. En ella os encontrareis una muy reconocible imaginería cristiana combinada con temas chinos, como ideogramas y dragones.

Fuente: Wikimedia

Sin tener que alejarnos mucho de las ruinas, podemos dirigir nuestros pasos hacia la Fortaleza del Monte, el primer punto de defensa portugués que se construyó en la ciudad. Despojado de su finalidad bélica original, a día de hoy se ha reconvertido en un mirador desde el que tomar algunas de las panorámicas más espectaculares de la ciudad, además de contar con un museo en el que descubrir la historia de la región.

Fuente: Wikimedia

Llega el momento de dar el salto a la parte más oriental de nuestro viaje. Entre los edificios bajo la protección de la UNESCO destaca el templo taoísta de Mazu, una de las deidades con más seguidores del sur del país. El más bello de los pabellones del centro (hay una gran cantidad de ellos) está dedicado a ella, y su protección era buscada especialmente por la comunidad de pescadores, siendo considerada como la guardiana de los marineros. En Mazu también encontramos otra de las paradas obligadas para todo aquel que visite Macao: la isla de Coloane, que puede que sea el único lugar donde desconectar del ritmo frenético que impera en toda la región. Parada obligada para todos aquellos amantes de la naturaleza como yo a los que les apetezca dejar atrás el estrés, lanzarse a pasear por sus zonas verdes y sorprenderse con la arena negra de sus playas.

Fuente: Wikimedia

Y para finalizar este breve paseo por Macao, os dejo un consejo para familias: si viajáis con niños, no podéis perderos el Pabellón de pandas gigantes de Macao, un espacio de 3.000 metros cuadrados, perfectamente acondicionado para ser el hábitat de dos preciosas crías de oso panda. Su nacimiento fue todo un acontecimiento, y, desde entonces, se han convertido en las estrellas del parque Seac Pai Van, situado en la ladera de la colina de Coloane, que ya de por sí bien vale una visita.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Naturaleza y Viajes 2007-2014. Con la tecnología de Blogger.