.

Social

¿Te aviso de las nuevas entradas del blog?

La experiencia de dormir en un campamento custodiado por hipopótamos, cocodrilos y millones de estrellas. Río Zambezi, Zambia

Campamento en Zambezi, Zambia
Campamento a orillas del Zambezi, Zambia

Imagina mientras lees este artículo que te encuentras inmerso en un recóndito lugar del mundo en el que la naturaleza luce en todo su esplendor; un paraje natural prácticamente inalterado, de lo más salvaje de África; un enclave con unas vistas panorámicas deslumbrantes a un río que acoge infinita diversidad biológica. Aquí, al caer la tarde, decenas de especies de animales imposibles de ver siguen con su mirada cada uno de tus pasos. Ten cuidado.

Mira ahora arriba, a lo más alto, al cielo. Es bonito, ¿verdad? ¿A que nunca habías visto nada igual? Estás custodiado por un impoluto cielo tapizado con millones de estrellas. Acércate al fuego para contrarrestar los efectos de la humedad del río y el frío de la noche. Camina hacia él, siéntate, relájate y cierra los ojos; escucha el silencio, interrumpido solo por los crujidos que provocan las llamas del fuego y por los poderosos gritos de hipopótamos y elefantes e incluso de hienas y leones de la cercana Zimbabue. Ábrelos ahora y observa las sonrisas de felicidad y complicidad en los rostros de tus compañeros.

Porque puede haber momentos en la vida parecidos, mejores o peores, pero nunca un momento así. Cada instante es único e irrepetible y este que viví aquella noche en una de las islas perdidas del río Zambezi al este de Zambia es de esos que jamás se olvidan. Y por eso quiero contártelo
.

Campamento en Zambezi, Zambia
De charla con Cloude. Campamento a orillas del Zambezi, Zambia

La pasada semana os hablé de los safaris en canoa por el río Zambezi. Como ya comenté en aquel artículo, dormir en campamento permite el contacto más directo con el entorno y un sinfín de experiencias imposibles de vivir en un hotel. Cocinar, charlar junto al fuego, mirar el manto de infinitas estrellas que conforman la vía láctea, acudir a la letrina en medio de la noche siendo conscientes de los seres que te vigilan y rodean... son experiencias que siempre permanecerán en mi memoria. Si no pudiste leer aquel artículo, en este video de dos minutos puedes ver un resumen de los safaris en canoa.


Campamento en Zambezi, Zambia
Jackson monta las tiendas a orillas del Zambezi, Zambia

Campamento en Zambezi, Zambia
Cloude preparando la cena

Campamento en Zambezi, Zambia
Nuestra rica y merecida cena. ¡Casi lista!

CÓMO ORGANIZÁBAMOS EL CAMPAMENTO


Cada mañana y tarde, al llegar la hora del brunch (pequeño almuerzo), almuerzo y la cena, Jackson, nuestro querido cocinero, adelantaba nuestras canoas con su lancha motora para preparar la comida y montar el campamento en alguna de las pequeñas islas formadas a lo largo del río, un lugar al que acuden entre otros animales, los ya mencionados hipopótamos, elefantes y cocodrilos. Resultaba curioso ver cómo a medida que nos acercábamos a la orilla con nuestra canoa los cocodrilos (no los hipopótamos) saltaban al agua para evitar el contacto con nosotros.

Aún siendo la observación de la fauna africana el principal atractivo del bajo Zambezi fueron las sensaciones y vivencias del campamento las que más me cautivaron en esta primera parte del viaje a Zambia.

Campamento en Zambezi, Zambia
Llegada a la isla para montar el campamento

Campamento en Zambezi, Zambia
Preparando el campamento y la cena a orillas del Zambezi, Zambia

LAS COMODIDADES DE NUESTRO CAMPAMENTO


El campamento montado por Dens Safaris disponía de todo tipo de comodidades. En conjunto contaba con cuatro tiendas; una de lona para nuestros dos amigos australianos, otra para nosotros, otra para nuestro guía Cloude y otra para Jackson. Todas las tiendas disponían de mosquiteras en las paredes laterales que ayudaban a airear el interior, evitar los molestos mosquitos (escasos), hipnotizarte con el cielo de estrellas que te envolvía y ver de cerca los fantasmas de la noche cuando se acercaban a curiosear.

Campamento en Zambezi, Zambia
Tal vez tres de los fantasmas de la noche (hipopótamos) que se acercaron a curiosear nuestro campamento

Campamento en Zambezi, Zambia
Campamento a orillas del Zambezi

Tanto el interior de la tienda de los amigos australianos como la nuestra contaba con dos camas (en el suelo) consistentes en pequeñas colchonetas con sábanas, mantas y almohadas. A los pies de la cama cada noche nos dejaban una toalla (todo muy limpio). El equipo fotográfico y la pequeña mochila con ropa que llevábamos los acopiamos en el interior de las tiendas para evitar la humedad del rocío y la curiosidad de esos fantasmas de la noche mencionados.

Campamento en Zambezi, Zambia
Interior de nuestra tienda

Cerca de las tiendas (normalmente escondida entre arbustos) se encontraba la letrina. Sobre el hoyo descansaba un artesanal váter con tapa y cerca el papel higiénico. El último día nos montaron una sofisticada ducha con agua caliente que no llegué a usar (un día más o un día menos sin ducharme daba igual).

Campamento en Zambezi, Zambia
Letrina de nuestro campamento

Campamento en Zambezi, Zambia
Ducha de nuestro campamento

Junto a las tiendas había instalado un pequeño lavabo alimentado por el agua de un depósito elevado sobre la estructura metálica que lo soportaba. En un extremo había una toalla de uso común, pero también jabón para las manos y una bolsa para la basura.

Campamento en Zambezi, Zambia
Lavabo de nuestro campamento

Muy cerca se encontraba el fregadero, usado exclusivamente por Jackson.

Campamento en Zambezi, Zambia
Fregadero de nuestro campamento

Teníamos seis butacas, una para cada uno de nosotros, y se situaban alrededor del fuego o de la mesa en cada comida.

Campamento en Zambezi, Zambia
Hora del brunch, un pequeño almuerzo

DELICIOSA COMIDA LA DE JACKSON


Fue un verdadero placer degustar la rica comida elaborada por Jackson. El desayuno consistía en huevos fritos, bacon, tostadas, cereales y alubias. Para el brunch teníamos galletas y algo de bollería. Para la comida y cena teníamos un plato único, muy abundante, compuesto por carne o pescado, arroz, pasta, embutidos y verduras crudas o a la plancha que nosotros mismos nos servíamos una y otra vez (autoservicio). De postre siempre tuvimos manzana. Tanto en el desayuno como en el brunch, comida y cena de bebida nos sirvieron zumos de fruta variada así como café (soluble) y . El agua y las cervezas no estaban incluidas por lo que las compramos previamente en el Kiambi Safari Lodge (el punto de inicio del safari en canoa) y las guardamos en una neverita que nos facilitaron para mantenerlas frescas.

Campamento en Zambezi, Zambia
Cena del campamento. Fotograma extraido de video.

Campamento en Zambezi, Zambia
Atardecer en el río Zambezi. Buscando algo extra para cenar

El momento más mágico llegaba cada noche tras la cena. Sentados alrededor del fuego, a merced de la sonrisa de todos y custodiados por millones de estrellas, es todo un espectáculo mirar al cielo para ver la vía láctea en todo su esplendor mientras escuchas los sonidos de la naturaleza.

Campamento en Zambezi, Zambia
Campamento bajo las estrellas a orillas del Zambezi, Zambia

Ya por la mañana, es todo una gozada despertarte inmerso en un entorno con una naturaleza exhuberante llena de vida.

Elefantes Zambezi, Zambia
Elefantes bañándose con agua y arena en el río Zambezi, Zambia

Hipopótamos en Zambezi, Zambia
Hipopótamos junto al campamento en el río Zambezi, Zambia

Garza Goliat en Zambezi, Zambia
Garza Goliat junto al campamento en el río Zambezi, Zambia

Eso sí, antes debíamos coger fuerzas con nuestro cafelito, nuestras alubias explosivas, nuestras tostadas y nuestras lonchas de bacon. Era la hora de desmontar el campamento y seguir con la aventura.

Campamento en Zambezi, Zambia
Cloude, nuestro guía experto, desayunando.

Campamento en Zambezi, Zambia
Jackson, nuestro gran cocinero, con su cafelito en el desayuno.

Canoa Zambia
Desmontando nuestro campamento junto al río Zambezi, Zambia

La experiencia de dormir en un campamento de estas características es algo que merece mucho la pena. Fue sin duda el broche de oro al comienzo de un nuevo viaje por África que se convertiría en una de las mayores experiencias de mi vida. Si te animas a vivir algo así, ten en cuenta que puedes empezar a padecer el denominado “mal de África”, una dulce, indolora pero terrible enfermedad que afecta a los viajeros que se quedan fascinados ante las bellezas naturales del más increíble patrimonio biológico del mundo. De padecerla como la padezco yo, querrás volver una y otra vez a este continente que atesora el árbol genealógico de la humanidad.

Campamento en Zambezi, Zambia
Los seis artistas en el campamento del Zambezi, Zambia. De derecha a izquierda: Fran, Tony, Jackson, Cloude, Kike y yo.

* MÁS INFORMACIÓN en la web de Dens Safaris. Haz click en la imagen inferior.



Booking.com


¿Quieres realizar este viaje de la forma más económica? Encuentra las mejores ofertas de alojamiento para visitar Zambia.
Alquila un coche en Zambia al mejor precio.
Encuentra los vuelos más baratos a Lusaka para viajar a Zambia.
Contrata la agencia local Dens Safaris para tu visita a Zambia.
Contrata el mejor seguro de viajes y obten un 5% de descuento por ser lector de naturalezayviajes.com.

Si te ha gustado el artículo, ayúdanos a compartirlo en tus redes sociales. Si te apetece viajar a Kenia mira este post. ¿Te animas a leerlo? "Safari fotográfico en Kenia" (click en la imagen inferior).

Cabanas Velhas, Algarve


6 comentarios :

  1. Seguro que has disfrutado como un enano!!!
    Leyendo tu post me venían muchos recuerdos de mi primer safari por Africa en tienda de campaña. Como bien dices, el contacto con la Naturaleza es brutal e imposible de olvidar.
    Espero con impaciencia tus próximos relatos ya que Zambia (más concretamente Luangwa) lo tengo pendiente pero muy presente...
    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aitor!

      Me alegra verte asomar por aquí. Claro, los publicaré en breve y espero que te animen a visitar South Luangwa.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Excelente relato, Antonio. Y las fotografías maravillosas.

    ¡¡¡No tardes tanto en contarnos nuevas aventuras de Zambia!!! ¡¡¡Las esperamos con impaciencia!!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara, gracias por tus palabras, que animan a seguir.

      Intentaré publicar pronto. Abrazos.

      Eliminar

Naturaleza y Viajes 2007-2014. Con la tecnología de Blogger.