.

Social

¿Te aviso de las nuevas entradas del blog?

Playas negras de Islandia. Vik, Reynisfjara y Dyrhólaey

Playa Reynisfjara, Islandia
Playa Reynisfjara, islandia

Hoy os traigo un nuevo artículo de Islandia. Os voy a hablar de un lugar que por su extraordinaria belleza salvaje y la mitología que lo envuelve merece ser incluído en las agendas viajeras de quiénes decidan visitar la Tierra del Hielo y el Fuego: las playas negras de Vík í Mýrdal, Reynisfjara, y los acantilados de Dyrhólaey.

Reynisfjara, Islandia
Reynisfjara, islandia

He de reconocer que en un primer momento la visita a las playas negras de Islandia no entraba en mis planes. No obstante, a medida que iba buscando información en internet para seleccionar mis destinos y muy especialmente leyendo los comentarios de quiénes las habían visitado, sentí la necesidad de ir a conocerlas. Y así lo hice, tras visitar las cascadas Seljalandsfoss y Skógafoss subimos a nuestra campervan para acercarnos a conocer toda la zona, algo que, como pudimos comprobar horas después, fue todo un acierto.

Lo primero que visitamos fue el acantilado Dyrhólaey, muy reconocible por su característico saliente de roca de 120 metros de longitud y con dos arcos. Para llegar hasta allí es necesario subir por una pista de tierra y piedra de fuerte pendiente. Fotografiar Dyrhólaey con buena perspectiva supone que haya que acercarse bastante al borde del acantilado, algo que en la fecha en la que lo visitamos parecía difícil al haberse colocado cuerdas horizontales (a modo de valla) a unos dos metros de distancia del borde del precipicio para evitar accidentes (caídas básicamente) a los más atrevidos.

Arco de Dyrholaey, Islandia
Arco de Dyrholaey, Islandia

En este bello antojo o capricho de la naturaleza se localiza una de las colonias de frailecillos (Fratercula arctica) o puffins (en inglés) de mayor importancia en Islandia. Estás pequeñas y simpáticas aves, que se han convertido en todo un símbolo de Islandia, comparten espacio junto a charranes árticos, alcas, págalos grandes (skúas) y otras especies que cada año eligen este lugar para criar. Dado que nos encontrábamos en pleno periodo reproductor, la visita a la colonia de frailecillos estaba vetada, por lo que solo pudimos ver algunos individuos sobrevolando por encima de nuestras cabezas.

Frailecillo en Islandia
Frailecillo. Imagen tomada en la bahía Skjálfandi, Islandia

Este rincón de Islandia se encuentra junto a la población situada más al sur del país, Vík í Mýrdal, una zona que también se caracteriza por ser la que más lluvia registra durante todo el año.

En lo más alto del acantilado se localiza un faro (Dyrhólaeyjarviti) desde el que se obtienen unas vistas inmejorables del lugar. Hacia el este se encuentra la extensa y famosa playa de arena negra Reynisfjara, considerada por el American Journal Islands (Islands Magazine) una de las playas más hermosas del planeta. Llama la atención del lugar el color de la arena de origen volcánico, pero sobre todo las caprichosas formas de las rocas (columnas de basalto negro) que conforman muchos trozos del acantilado. El contraste de la arena negra con la espuma blanca del embravecido mar es espectacular.

Faro junto a Dyrhólaey, Islandia
Faro junto a Dyrholaey, Islandia

Al oeste del faro se localiza otro espectacular y extenso arenal del que desgraciadamente no puedo deciros el nombre (y mira que he consultado por todos lados, pero nada…). Tal vez se trate de la playa Kirkjufjara o quién sabe si es la mismísima Reynisfjara.

Kirkjufjara, Islandia
Kirkjufjara, Islandia

Centrándonos en la playa Reynisfjara, llama la atención una imponente roca de curioso aspecto que descansa junto a la orilla del mar y que resulta ser de los lugares más fotografiados de Islandia.

Playa Reynisfjara y Reynisfjall
Playa Reynisfjara. Al fondo, Reynisfjall

Sobre el extremo oriental de la playa de Reynisfjara se localiza el acantilado Reynisfjall. Las extrañas formaciones rocosas (columnas de basalto) situadas a pie de playa (en la base del acantilado) hacen del lugar un espacio mágico. En este mismo acantilado se localiza una cueva, Hálsanefshellir, cuyas paredes están formadas por columnas de basalto muy similar a las que horas más tarde veríamos en la cascada Svartifoss y de la que os hablaré en un próximo artículo. Desde aquí, las vistas en conjunto de la playa de Reynisfjara son simplemente maravillosas teniendo como telón de fondo al imponente Dyrhólaey.

Reynisfjall, Islandia
Reynisfjall, Islandia

Reynishverfi, Islandia
Columnas de basalto en Hálsanefshellir, Islandia

Reynishverfi, Islandia
Interior de Hálsanefshellir. Al fondo, Reynisdrangur (los trolls)

Playa Reynisfjara. Al fondo el arco de Dyrholaey
Playa Reynisfjara. Al fondo el arco de Dyrholaey

A escasos 200 metros de Hálsanefshellir, en dirección este, y ya dentro del mar, se localizan las curiosas formaciones rocosas de Reynisdrangur que según la leyenda son fruto de la petrificación de tres trolls.

Cuenta la leyenda...... que hace mucho tiempo los trolls Skessudrangar, Landdrangar y Langhamrar mientras arrastraban un barco cerca de la costa de Vik se encontraban tan absortos en su tarea que no se dieron cuenta que pronto iba a amanecer. Con los primeros rayos de sol acabaron petrificados en medio del mar.

Muy cerca de Reynisdrangur se localiza el pequeño pueblo Vík í Mýrdal, de unos 300 habitantes y en el que destaca su iglesia de techo rojo. Fue en el camping de este curioso municipio en el que pasamos nuestra primera noche. Lo recomendamos.

CÓMO LLEGAR HASTA AQUÍ


Vík í Mýrdal se sitúa a unos 180 kilómetros (2 horas en coche) de la capital de Islandia, Reykiavik, y muy cerca (33 km.) de una de las cataratas más espectaculares de Islandia, Skógafoss. Se accede por la Ring Road o la carretera 1, la principal del país. Para llegar a Dyrhólaey hay que desviarse por la carretera 218 y para ir a Reynisfjara por la 215 justo antes de llegar a Vik. Todos los lugares expuestos en este artículo te los geoposiciono en el siguiente mapa.


QUÉ TIEMPO NECESITO PARA VISITAR LA ZONA


Al igual que nos ocurrió con Skógafoss y Seljalandsfoss, en esta zona de playa de Islandia nos detuvimos bastante más tiempo de lo que habíamos previsto, aproximadamente unas dos horas. Menos es imposible si deseas saborearla al máximo y sumergirte en el halo de misterio que envuelve todo el lugar.

¿MERECE LA PENA VISITAR ESTE RINCÓN DE ISLANDIA?


Cuando uno piensa en Islandia siempre le viene a la mente gigantescos glaciares, bucólicas cascadas, peligrosos volcanes o espectaculares géiseres. Sin embargo, hay mucho más por descubrir en la Tierra de Hielo y Fuego, como por ejemplo, sus increíbles playas de arena negra de peculiares formaciones rocosas y leyendas como esta de la que os he hablado. Como ya comenté al comienzo de este artículo, en un primer momento la visita a las playas negras de Islandia no entraba en mis planes y sin embargo cuando decidí acercarme a conocerlas pronto pude comprobar cómo la idea de venir aquí fue todo un acierto. Si me preguntas si merece la pena visitar la zona mi respuesta es un rotundo sí.

Si te ha gustado el artículo, ayúdanos a compartirlo en tus redes sociales. Este otro artículo de Islandia lo publiqué hace unas semanas. ¿Te animas a leerlo? "Círculo de Oro en Islandia. Gulfoss, la cascada dorada".


Parque Nacional Thingvellir

¿Quieres realizar este viaje por libre y de una forma económica como nosotros? Alquila un coche en Islandia al mejor precio.
Encuentra las mejores ofertas de alojamiento en Islandia.
Encuentra los vuelos más baratos a Islandia.

4 comentarios :

  1. A veces, los mejores momentos vienen de acontecimientos no planeadas. Como esta hermosa e inesperada visita tuya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Gabriela, y por ello fue una de las mayores sorpresas de nuestro viaje islandés.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Qué diferencia de cuando fui yo! Un día de lluvia y con un viento horroroso...
    Tienes una fotos preciosas (bueno, cómo a las que nos tienes acostumbrados) y explicas cómo llegar de maravilla.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Helana.

      Dicen que es la zona más lluviosa de Islandia, así que tuvimos muchísima suerte por tener ese magnífico tiempo.

      Un abrazo.

      Eliminar

Naturaleza y Viajes 2007-2014. Con la tecnología de Blogger.