Social

¿Te aviso de las nuevas entradas del blog?

Viaje a Estocolmo. El buque de guerra del Museo Vasa

Hace unos días os contaba nuestra primera visita en Estocolmo, el Junibacken, dedicado a la literatura infantil sueca. Finalizada la visita, antes de regresar a nuestro alojamiento en Suecia, y con pocas horas de luz por delante, nos fuimos a conocer el museo más popular de la ciudad, el Vasa Museet. En este mapa puedes ver dónde se ubica el Museo Vasa.

Entrar en el museo y encontrarte de frente con un buque de guerra de tal envergadura te obligará a dar algunos suspiros de admiración. Parece mentira que en el siglo XVII se lograse construir este tipo de maravilla náutica, a pesar de que como os cuento a continuación, no fuese tan maravillosa.

Buque de guerra Vasa. Vasamuseet

En el Museo Vasa se encuentra el orgullo de la Corona sueca, el buque de guerra Vasa, que se hundió en 1.628 en la bahía Saltsjön con sus 200 marineros a los pocos minutos de partir. Fue rescatado en 1961 por el arqueólogo Anders Franzén.

La operación de rescate del Vasa Fueron varios los intentos de localización del Vasa, pero no fue hasta 1.956 cuando Franzén localizó algunos trozos de roble oscuro que le hizo sospechar el lugar del hundimiento. Tras varios años de preparativos fue alzado con éxito en su primer intento y trasladado a tierra firme hasta el museo que fue construido para darle cabida.

El Vasa se construyó con el objetivo de ser el mayor y mejor buque de guerra jamás construido por la armada sueca y con la idea de lidiar las guerras por los territorios escandinavos. Nos llamó especialmente la atención el enorme número de cañones con los que contaba, muchos de ellos dispuestos en la parte superior del barco. Esto fue lo que realmente le llevó al hundimiento, pues el enorme peso y la elevada altura de sus cañones le provocó una enorme inestabilidad. No quiero contaros la historia completa del barco, que sin duda lo merece (y me emociona), pues como sabéis, no es objeto de mi blog contaros lo que en las guías de viaje o en la wikipedia cuentan. Permitidme deciros tan sólo que al Vasa quisieron dotarle de un aspecto de todopoderoso, de invencible, mediante el tallado de figuras y adornos pintados en vivos colores y colocados en la proa y popa del barco.

El Vasa, Estocolmo

Lo que no nos gustó...  Que llegando una hora antes de cerrar, los empleados de recepción nos comentaran que teníamos tiempo más que suficiente para visitarlo. Recomiendo al menos 2 horas y media para conocer todos los tesoros que el museo alberga.

El museo cuenta con un audiovisual de 25 minutos (a las 13:30 h. en español) que no pudimos ver por falta de tiempo. Visitamos sus cuatro plantas de exposiciones de piezas recuperadas del buque de guerra y modo de vida a bordo. Me encantó la planta más baja por aquello de mostrarnos como lo expertos han recurrido a la ciencia forense para recuperar los rostros e historia de algunos de sus pasajeros.

¿Y qué tal nuestro audaz guerrero de dos añitos en el museo? A pesar de ser un espacio cerrado y oscuro, le encantó y lo disfrutó. Previamente, con la idea de despertar su interés, le habíamos hablado de un gran barco como el de los piratas que salió a navegar por los mares del norte en busca de grandes tesoros. A nosotros el Museo Vasa nos gustó mucho, de hecho, fue con diferencia lo que más nos maravilló de Estocolmo. ¿Y nuestro hermoso bebé de 5 meses? Ni se inmutó, indiferencia absoluta, silencioso y con misteriosos ojos de lemur, prólogo de lo que se nos avecinaba al día siguiente: enfermó con bronquiolitis. Nos vimos obligados a conocer la opinión de los profesionales de la medicina, y por ende, a reorganizar las visitas a Estocolmo, olvidándonos evidentemente de algunas de ellas, pero eso os lo cuento en el siguiente post, en el que os hablaré del museo Skansen, el primer museo al aire libre del mundo y que te sumerge en la historia de Suecia.

Índice del viaje a Copenhague y Estocolmo:

--- Animaros a comentar este artículo y a seguirme en Facebook, Twitter, YouTube y Google+. También puedes suscribirte al blog para que te lleguen las novedades directamente a tu correo electrónico. ---

16 comentarios :

  1. Ya me imagino lo boquiabiertos que quedan los visitantes de ese museo sueco. Con las fotos ya me quedé asombrada.
    Espero que a esta alturas, tu bebé ya esté totalmente recuperado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gabriela.

      Muchas gracias. El bebé cayó malito y desde entonces hasta hace poco no se ha recuperado del todo. Ahora afortunadamente todo bien.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Gran Museo, curioso e imprescindible de ver si vas a estocolmo!! Mala pata lo de ponerse enfermo el pequeño, a mi me pasó lo mismo en Roma con uno de mis peques... cosas que pasan en los viajes... Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Fran. El VAsa es imprescindible si se viaja a Estocolmo. Fue una pena no coincidir en Roma por los contratiempos que llegaron con tu peque.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Nosotros tenemos muchísimas ganas de visitar esta zona. Rubén estuvo hace años en Estocolmo pero dice que lo vio con más pena que gloria porque iba en un grupo de 6 y moverse resultó complicado con lo que se volvio a España pensando que no había visto nada y nada es lo que recuerda así que todos los años cuando buscamos destino europeo nos planteamos hacer un viaje por la zona pero todavía no ha llegado. Me voy a leer el resto de tus post.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo que en Aínsa nos comentaste precisamente lo que dices en este post, que era necesario mucho más tiempo para visitarlo. Lo tendremos en cuenta si algún día nos dejamos caer por la zona ;)

    ResponderEliminar
  5. Ayss qué ganitas le tengo a ese museo! Impresionante ver ahí el barco. El personal del museo muy mal no advirtiendo que ese tiempo no era suficiente; el museo donde trabajo es pequeño y aun así hace falta tiempo para verlo, con cuatro plantas no veas! Una pena que no pudieseis ver el audiovisual. Pobre el bebé ponerse malo, pero bueno, son gajes del viajero, ya he leído que está totalmente recuperado, me alegro!. Un besote y muy chula la entrada :-)

    ResponderEliminar
  6. Que guapo el barco, me ha parecido alucinante. NO me llamaba particularmente la zona pero me estás convenciendo.
    Lo de acortar la visita casi mejor porque tantas horas de visita con los enanos igual no lo habrían aguantado.

    ResponderEliminar
  7. Creo que tal como están organizados actualmente la mayoría de museos, pueden ser un lugar muy divertido para los niños, todo es cuestión de enfocarles la visita tal como tú hiciste. Cuando nuestra hija era pequeña nunca dejamos de visitar un museo que nos interesara y creo que nunca se quejó. Aunque, eso sí, me harté de explicar historias y cuentos...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Tiene muy buena pinta este museo, el barco de guerra me parece impresionante!

    ResponderEliminar
  9. Muy buena manera de hacer que tu niño disfrutara del museo, seguro que le encantó, sólo hay que ver el barco tan impresionante que nos muestras en las fotos.
    Espero que ya esté recuperado el pequeño del todo porque eso de que caigan malitos en un viaje es una faena.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Que barco tan bonito! Esta bien que nos aviseis del tiempo que hace falta para visitarlo para asi no pilarnos los dedos cuando vayamos.
    http://itsebcblog.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Otro destino que tenemos ahi, esperando... Muy chulo el museo, el mar y los barcos, siempre fascinante. Bien por el peque que se ha recuperado! :)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. A mi me pareció uno de los museos marítimos mejor preparados, también tuvieron la suerte que el barco apenas navegó y que la temperatura del agua del mar ayudó mucho.
    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
  13. Si que da rabia pagar por entrar a visitar una cosa y que luego no dé tiempo... Y sobre todo que no te avisen! Porque si te avisan, tú decides qué hacer y si decides entrar, ya es por riesgo tuyo... pero que no te digan nada!! Pufff!!! Así que al final el peque enfermó al día siguiente?? ay pobre!
    Un abrazo familia

    ResponderEliminar
  14. Cuando fuimos nosotros estaba cerrado y era uno de.mis objetivos, habra que volver. Por lo que cuentas vale.mucho la.pena, lastima que el.peque se pusiera malo!!! :-( Un abrazo!!!

    ResponderEliminar

Naturaleza y Viajes 2007-2014. Con la tecnología de Blogger.